Mísia dibuja lágrimas en todos los idiomas.*


Mísia es una pionera, un espíritu libre.

Su recorrido se alimenta de viajes musicales, poéticos, geográficos...Sin duda debido a la necesidad de una artista que se ha criado entre dos culturas: la portuguesa y burguesa, casi retirada de su padre, y la de su abuela y su madre, españolas y artistas, exuberantes y desenfrenadas.

Su infancia y adolescencia las pasa en Oporto, ciudad de nacimiento, el lugar donde por primera vez canta fado en las " casas de fado " donde se reúne un público popular. Sin embargo decide pasar su juventud en Barcelona y empieza una carrera llena de strass, de plumas y de desnudos en los míticos cabarets del Paralelo (el Broadway Catalán) donde la extravagancia del desnudo (período de liberación de las excesivas costumbres de la época franquista) casa bien y mal con lo kitsch de lo trajes, el maquillaje pesado, los códigos estereotipados de las revistas...Pero que importa, hay que aprender bien una profesión, de una manera o de otra.

Más tarde Mísia decide instalarse en Madrid. Es la época de la movida. La vida nocturna. Nacen los primeros verdaderos espectáculos. Pero Mísia es también capaz, una verdadera maratoniana, de aprender e interpretar todas las mañanas en televisión, durante meses, cinco títulos nuevos sacados del inmenso repertorio internacional.

Después de probar todo tipo de experiencia artística sin decidir de verdad que hacer con su vocación, Mísia,- que no ha olvidado la revelación que fue para ella el fado en la adolescencia, los ambientes llenos de humo, un poco oscuros y donde todo tipo de público se mezcla en las " casas de fado "-, decide volver a instalarse en Lisboa. Tiene una decisión tomada: cantar SU fado. Tiene por primera vez en su vida una visión precisa de lo que quiere hacer.

Lo que no sabe cuando vuelve a su país es que el fado está en entredicho desde el fin de la dictadura de Salazar. El fado, instrumentalizado por el poder, ha sido una propaganda del régimen para la represión y el control. Salvo algún gran poema, las canciones vinculaban la estética de Portugal con un país pequeño y pobre, sin ambiciones, pero feliz. La tarea es ardua y Mísia se lanza al invento de un género, el repertorio de los fados tradicionales, toma contacto con poetas y encarga textos nuevos, literarios. Añade viola y acordeón, sonidos de los fados de su infancia, el piano de los salones aristocráticos del final del siglo XIX. Hace un verdadero lifting al fado en la forma y en el fondo.

Tan pronto como llega a Portugal Mísia cosecha enemigos. Por un lado el público de izquierda que la acusa de interesarse por un género conservador y reaccionario, y por otro los puristas conservadores que le reprochan esta nueva imagen, el invitar poetas conocidos por sus compromisos políticos, de romper con la tradición del género...no obstante Mísia persiste, insiste, quiere ser fiel a su visión. No puede hacer otra cosa. Sin saberlo abre paso a nuevas voces. Mísia es una pionera. Con todos los riesgos que eso implica. Especialmente el de la soledad entre tantos.

Los primeros éxitos le vienen del extranjero, de España y de Japón en especial, luego de Francia y de Alemania, antes de extenderse por todo el mundo, de tal forma que podemos hablar de una carrera internacional. A partir de 1993, es la segunda artista, después de Amalia Rodríguez, en cantar fado sobre los escenarios más importantes del mundo... cuando no abre nuevos horizontes.

Desde los primeros discos la acogida es entusiasta. Los proyectos, siempre creativos, encuentran la adhesión del público y las ventas suben. Los premios caen numerosos. Mísia Fado, su segundo disco, sale en Japón, en Corea del Sur, en España. Tanto menos tanto mais recoge el premio de la Academia Charles Cros. Garras dos Sentidos vende más de 250.000 ejemplares. Por primera vez, el acordeón, la viola y el piano son reunidos en los arreglos del fado. Paixões Diagonais es un fado acompañado al piano por Maria João Pires.

Ritual, un homenaje a los fadistas de las casas de fado, es grabado en toma única con micrófonos como los de los años 50 y propone un repertorio de textos populares. Con esta álbum, Mísia se estrena en el mítico escenario del Palais des Papes en el Festival de Avignon. Canto, que se aparta del fado, es un trabajo realizado a partir de la obra instrumental de un guitarrista y compositor portugués llamado Carlos Paredes. Este disco recoge el premio de la Critica Discográfica en Alemania. Un quinteto de cuerdas completa el universo musical del disco. Drama Box es el disco de la pasión. Alterna tango, bolero, fado. Con la participación de Fanny Ardant, Miranda Richardson, Ute Lemper, Carmen Maura, Maria de Medeiros. El decorado del espectáculo es una foto de Sophie Calle.

* "Mísia drawing tears in any language." Johanna Keller, New York Times.

Salas donde el Fado fue presentado por la primera vez por Mísia


Francia, Suiza y Bélgica:
Grande Cour d'Honneur du Palais des Papes, Avignon (FR) • Théâtre des Champs Elysées, Paris (FR) • Maison des Cultures du Monde, Paris (FR) • Théâtre du Châtelet, Paris (FR) • Midem, Cannes (FR) • Dranouter Festival, Dranouter (BE) • Palais des Beaux Arts, Bruxelles (BE) • Salle Flagey, Bruxelles (BE)

Alemania y Austria:
Philarmonie, Berlin (DE) • Tipi am Kanzleramt, Berlin (DE) • Alter Oper, Frankfurt (DE) • Musikhalle, Hambourg (DE) • Konzerhaus, Vienne (AT)

Portugal y España:
Grande Auditório da Culturgest, Lisbonne (PT) • Festival de Capuchos (PT) • Teatro Nacional Maria Guerrero, Madrid (ES) • Palácio de Congressos, Madrid (ES) • Festival El Grec, Barcelone (ES)

EE.UU. y Australia:
Berkeley Performance, Boston (USA) • Cleveland Museum of Art, Cleveland (USA) • Listner Audiotorium, Washington (USA) • Ravinia Jazz Festival, Chicago (USA) • Womad Festival, Adelaide (AU)

Y también:
Teatro Gral. San Martín, Buenos Aires (AR) • Le Carré, Amsterdam (NL) etc...